• Saludo

  • La imagen

  • La cofradia

  • La procesión

  • La leyenda
  • Banda de cornetas
    y tambores

  • San Justo

  • Himno

  • Programa
  • Contacto
    cristodelosgascones@ono.com
  • Junta de cofradias
    de Segovia
  • LA IMAGEN DEL CRISTO DE LOS GASCONES

    La imagen es una talla románica del siglo XI de autor desconocido, el Cristo de la faz trigueña y alargada, frente espaciosa y cejas arqueadas debajo de las cuales se han cerrado unos ojos con infinita tristeza; de nariz afilada y aguileña, de labios entreabiertos, de barba nazarena y abundante cabellera; tiene el cuerpo pálido de una talla completa, de 1,82 metros de larga, azotes inhumanos dejaron en él sus huellas amoratadas; y el estertor de la agonía levantó aquél pecho; una herida ancha y profunda de unos cuatro dedos, abre el costado.

    La imagen es hermosa, dulce, sosegada y serena la expresión de la faz; con la anatomía propia del crucificado y colgado de la cruz; las piernas flexionadas, los pies separados. Tiene la imagen los brazos y antebrazos articulados para permitir la operación del Descendimiento. Es una de las más expresivas del dolor del Crucificado y muy bella.

    Al propio tiempo se centra en esta imagen el culto del Santo Entierro o Sepulcro del Señor, que había traído a Segovia la Orden Benedictina, y el Cristo de los Gascones es por antonomasia el Cristo del Sepulcro o Cristo del Santo Monumento.

    El “Cristo de los Gascones” es, sin duda, el más preciado del Viernes Santo segoviano, es la principal imagen de Segovia y San Justo se convierte en el Santuario de la Ciudad y lugar depositario de las tradiciones fundamentales de Segovia.

    El modelo iconográfico de Cristo Yacente se extiende por nuestro país a partir del siglo XII pero tiene referentes altos medievales fuera de España en relación con ceremonias litúrgicas de Semana Santa que a su vez están imbricadas en los orígenes mismos del teatro medieval. Sabemos que durante la época Carolingia tenían lugar en un conjunto de edificaciones que simbolizan la Pasión de Cristo. La ceremonia fundamental entre todas ella la que recordaba su entierro y posterior resurrección. Los días viernes y sábados Santos se celebra el rito conocido como Depósito-Elevatio.Visitario, que consistía en la ocultación o entierro simbólico de ostias que sobraban de la comunión del viernes, acompañadas de una imagen de Cristo Yacente, era de Depósito.

    La noche anterior al domingo de Pascual tenía lugar la Elevatio; se tomaba lo que se había ocultado a los ojos de los fieles y se devolvía al altar mayor, en plena noche. Por último, en la Pascual tenía lugar la Visitario, que reunía todos los elementos de una representación sacra: en torno a un sepulcro vació las Marías recibían del Ángel el anuncio de la Resurrección de Cristo. Este tipo de ritual, recogido en el Liber Ordinarius de Essen, fue capaz de generar espacios arquitectónicos propios como algunas iglesias votivas de plan central (seguramente la Vera Cruz Segoviana)

    Con bastante posibilidad la imagen del Cristo de los Gascones fue utilizada en ceremonias como las que se acaba de describir, si no se talló específicamente para ello.

    La articulación de los hombros y brazos permitía desclavarlos y descenderlo de la cruz, depositarlo en un sepulcro que se mostraría vacío como prueba irrefutable de la Redención.

    Como otras imágenes medievales similares se dispone tumbado en un lecho, con los brazos doblados sobre los hombros. Realizado en madera policromada y completamente exento, su forma y tratamiento responden a los modelos de crucificados contemporáneos.

    Cristo inmigrante, Cristo peregrino y segoviano, Cristo de la nueva y defenitiva frontera deseada, le cantó Pablo Vozmediano en su soneto diamantino:

    Porque locura y desatino era
    malherido dejarle en el camino,
    y era también locura y desatino
    de Dios hacer litigio de frontera,
    con la cruz a los vientos por bandera,
    por fiel testigo Cristo Peregrino,
    de concertar la paz a lo divino
    acordaron dos pueblos la manera.
    Él escogió el lugar. Descabaldo,
    de par en par la puerta del costado
    abrió para tudescos y gascones.
    Y prometió a Segovia el Paraíso
    que, no en balde, quedar en ella quiso,
    neutralizando ofensas con perdones.